928.227.0180 nhs@nhsarizona.com

Intoxicación por metales pesados

Metales pesados: una amenaza cada vez mayor en nuestro mundo moderno

Intoxicación por metales pesados: ¿alguna vez ha oído de esto? Probablemente ha oído poco acerca de esto si usted obtiene la mayoría de la información de los principales medios de comunicación. Es cierto que algunos informes de la prensa sacan al aire el tema, pero generalmente, este tema se ignora a favor a los cambios de los vídeos de sexo de las celebridades. Esto es lamentable. No hay duda a los ojos de cualquiera informado en este tema que la intoxicación gradual por metales tóxicos de la gente que vive en Estados Unidos es un problema serio y a veces, devastador.

natural-health-sciences-arizona-heavy-metal-poisoning-mining

A diferencia de los productos químicos (otra amenaza a la salud del humano moderno), los metales tóxicos no se degradan. No se rompen. Esto es debido a que, una vez dentro del cuerpo, los enlaces moleculares de las sustancias químicas hechas por el hombre, como los pesticidas, eventualmente se rompen en sus componentes atómicos básicos. Luego, estos venenos se vuelven inofensivos, pero los metales tóxicos son átomos o elementos básicos. No son moléculas complejas, así que no hay nada en ellas que se pueda romper. Debido a la creciente demanda en el siglo pasado de metales tóxicos como el mercurio, el plomo, el arsénico, el aluminio, el cadmio, el níquel, el tungsteno y otros, estos han sido extraídos agresivamente a lo largo de la Tierra. También se liberan cuando se queman combustibles fósiles. Han ido entrando a nuestros cuerpos por medio del suministro de alimento, aire y agua.

natural-health-sciences-arizona-heavy-metal-detox

Enfermándose con mayor rapidez debido a los metales tóxicos pesados

Básicamente, los seres humanos que viven en países industrializados absorben en sus cuerpos una diversidad y concentración mucho mayor de metales tóxicos que nunca antes. Este es uno de los problemas que hace a la gente de nuestra generación más enfermiza que nuestros anteriores sanos y robustos abuelos y bisabuelos. Como se mencionó, una vez que los metales pesados se introducen en el ambiente, no se van. Ellos sólo siguen siendo reciclados en nuestro ambiente y en nuestros cuerpos en cantidades crecientes. La simple verdad es que para proteger la salud de usted y la de su familia, usted tiene que aprender cómo evitar la intoxicación acumulativa de metales pesados.

Usted puede pensar que se está protegiendo a sí mismo y a su familia alimentándose orgánicamente, tomando suplementos de alta calidad nutricional y teniendo un estilo de vida natural. Este no es siempre el caso. Los alimentos orgánicos, algunos súper alimentos, y ciertos jugos naturales pueden estar muy altos en varios metales pesados dañinos. El interesante trabajo hecho por Mike Adams, el “explorador de la salud”, ha probado esto. Él creó un laboratorio de alimentos forense para hacer pruebas con muchos alimentos y productos que consumimos. ¡Los resultados son alarmantes!

Los metales tóxicos, como los mencionados arriba, arruinan la salud en más maneras de las que podríamos leer aquí. Principalmente, lo hacen destruyendo enzimas del cuerpo. Las enzimas son la fuerza del trabajo en el cuerpo. Los metales tóxicos a menudo desplazan minerales saludables como el zinc, selenio, calcio, en las enzimas, así que “matan” las enzimas para todos los propósitos prácticos. Al dañar tantas enzimas y lanzar una llave inglesa en la bioquímica normal, los metales pesados pueden causar o contribuir a casi cualquier enfermedad diagnosticada. Se vinculan con el cáncer, degenerativa del cerebro y enfermedades nerviosas, dolores de cabeza, condiciones inflamatorias, enfermedades autoinmunes, severa aflicción GI, trastornos del estado de ánimo en los adultos y depresión suicida, autismo, ADD y ADHD, y muchas otras condiciones perjudiciales para la vida. O pueden sólo causar una condición con una mezcla de síntomas que no encajan en un diagnóstico en particular. (¡No todavía!).

natural-health-sciences-arizona-traditional-naturopath

Intoxicación por metales pesados: una condición generalmente no reconocida

Esto le puede causar ir de doctor en doctor buscando ese “diagnóstico” inalcanzable. Cierto, hay un código de diagnóstico para la intoxicación de cada metal tóxico individual, pero, ¿qué tal si usted sufre por muchos años de una acumulación gradual abundante de varios metales tóxicos? ¿Qué pasa si usted no tiene un historial de “exponentes conocidos” en los que un médico se podría concentrar? ¿Qué tal si usted se intoxicó de mercurio, arsénico, plomo, cadmio y otros metales tóxicos sólo comiendo una “típica” dieta estadounidense, o por otros exponentes típicos? ¿Qué pasa si sus síntomas son tan bizarros y diversos para encajar en un diagnóstico en particular? Tristemente, esta es la condición en la que muchos se encuentran. Tenga en mente que la naturaleza de la acumulación de metales tóxicos es generalmente lenta e insidiosa. Puede ocurrir después de muchos años, incluso décadas, y puede arruinar su salud una vez que ocurre.

natural-health-sciences-arizona-traditional-naturopath

Usted no tiene que exponerse a un evento en específico para intoxicarse por metales pesados, como si le pasara un desafortunado accidente de laboratorio al igual que ¡los súper villanos de los cómics! Todo lo que usted tiene que hacer es comer, beber, respirar y realizar todas las cosas normales que los estadounidenses hacemos. En los últimos años, se ha dado más atención a este tema por parte de particulares como el doctor Mehmet Oz, y otros. Ellos han revelado los riesgos del arsénico en el jugo de manzana y el arroz integral, mercurio en el pescado, níquel en la col y así sucesivamente. Mientras que los particulares y medios de comunicación hacen más y más pruebas en los alimentos, ¡los resultados se están volviendo alarmantes! ¡Hay más metales tóxicos de todos los tipos en nuestra comida que lo que nadie se imagina! Nuestros alimentos están creciendo en suelo que contiene metales pesados. Se encuentran en el agua de riego y se bombean en el aire por las fábricas cercanas. Mucho de ello termina en todos nuestros cursos de agua y, por último, en los océanos. Esta es la realidad de nuestro nuevo siglo XXI.

Créame cuando le digo que las pruebas que los médicos y activistas están realizando y el reporte ocasional que sale al ojo público sólo están arañando la superficie de este problema. En mi punto de vista, estos son como pequeños trozos de información que ocasionalmente logran salir a nuestra pantalla de radar de conciencia diaria, pero no necesariamente dejan que captemos el panorama más amplio de este tema. Esto no es solo un problema que afecta a algunas otras personas o a un pobre diablo. Este es un problema serio que afecta la salud de todos. Hace que cada día la gente se enferme. Gente como usted y yo.

Cómo protegerse a usted mismo

Entonces, ¿qué podemos hacer? Probablemente usted sabe, si ha leído artículos pasados que he escrito de este tema, que yo no creo en vivir con temor. Este problema recorre la escala de estar en temor al otro extremo, enterrar por completo nuestra cabeza en la arena y así, pretender que el problema va a desaparecer. Alarmante como parezca, hay un término medio balanceado que se enfoca en este tema. Un enfoque dual es nuestra mejor apuesta para tanto la prevención como la recuperación de la intoxicación de metales pesados.

El primero es la ¡evasión! Cerciórese de que hará todo lo que razonablemente pueda para evitar la ingesta de metales tóxicos en su dieta, agua, ambiente, y comida (próximamente más información del tema). Tenga en mente que hay muchos alimentos que se venden en Estados Unidos, que consumimos diariamente y que serían ilegales en otros países debido a la cantidad de metales tóxicos en ellos, por ejemplo: atún enlatado/contenido de mercurio. Aun cuando nuestras agencias regulatorias examinan y encuentran metales tóxicos arriba de los niveles que identifican como aceptables, el resultado más probable será la inactividad. Línea de fondo: Sobre todo, depende de usted protegerse a sí mismo y a su familia. Ciencias Naturales de la Salud de Arizona está comprometida a educar a las personas acerca de cómo comer sanamente, y evitar metales pesados en su dieta.

Estaremos publicando más información acerca de en qué consiste una dieta baja en metales pesados. Por ahora, por favor descargue mi E-book gratuito “Mi dieta óptima de curación”. 
Natural-Health-Sciences-Optimal-Healing-Diet-ebook

La segunda cosa a considerar en un mundo cada vez más envenenado de metal es la importancia de la desintoxicación. Para tener una vista balanceada de este tema, es invaluable que se tenga en mente que mucha gente podrá tolerar la presente situación y permanecer relativamente saludable. Los seres humanos son bastante robustos. El factor decisivo muchas veces se reduce a la habilidad de la persona de desintoxicarse y excretar estos dañinos metales pesados a un ritmo equivalente a la cantidad que se está recibiendo. Esto es algo que varía ampliamente entre las personas. Si usted no tiene un sistema fuerte de desintoxicación bioquímica, se podría convertir en una estadística de intoxicación de metales tóxicos y terminar en la cinta de correr que lo lleva de doctor en doctor tratando de averiguar por qué se siente tan mal.

nhsoa-heavy-metal-poisoning-abdomen-1

Cómo nos deshacemos de metales pesados

Los metales pesados principalmente salen del cuerpo a través del intestino. Los metales tóxicos pasan por un proceso llamado desintoxicación fase 1 y fase 2. En este proceso, el hígado procesa estos metales y los excreta en el intestino de forma ligada a la bilis para ser vaciado en el intestino para su eliminación. Afortunadamente, este proceso puede ser mejorado y acelerado. Otros caminos para la salida del cuerpo de los metales tóxicos son las terapias de quelación o sudándolos. Los quelantes se unen directamente con los metales tóxicos como el arsénico, plomo y mercurio y los empuja hacia la circulación sistémica para ser eliminado por los riñones y la orina. También hay maneras de incrementar la excreción natural mediante la piel.

Algunos de las maneras principales en las que asistimos a nuestros clientes para desintoxicar tiendas acumulativas de metales tóxicos son la homeopatía combinada con láser y el sauna de ozono para sudarlos (vea páginas de la Desintoxicación Energética del Láser y las terapias de Oxígeno en este sitio). La glutatión liposomal puede ayudar a cada célula en el cuerpo a cambiar y excretar los metales tóxicos.

El apoyo a la desintoxicación hepática normal y el flujo de la bilis son importantes ya que como se mencionó, esta es la ruta en la que los metales tóxicos salen del cuerpo. El usar productos como chlorella y zeolita en polvo ayuda a unir y secuestrar esos metales tóxicos secretados del hígado en el conducto biliar, y luego en el intestino. Estos productos no se absorben. Se mantienen en el intestino y previenen la reabsorción funcionando como imanes que atraen carga positiva a los iones de metales pesados. Una vez que los metales pesados que el cuerpo está tratando de sacar se unen a esas cubiertas, pasan al excusado que es dónde pertenecen. Asegurarse que los intestinos se muevan es una parte importante en este proceso.

No existe un método ya diseñado para ayudar a la desintoxicación de metales que funcione perfectamente para todos. Es por eso que pasamos horas con cada cliente antes de hacerle recomendaciones de protocolos naturales de la salud. La desintoxicación de metales pesados a menudo es un componente importante de estos protocolos holísticos, simplemente porque la decadencia moderna de la salud tan a menudo tiene esto como una de las causas.

Después de la tormenta: qué hacer después de la recuperación del envenenamiento por metales pesados

Para cerrar, solo quiero mencionar que yo soy alguien que se ha recuperado de una condición diagnosticada de envenenamiento severo de metales tóxicos, y quien también trabaja como médico naturópata tradicional ayudando a otros a hacerlo. Un consejo es que no debe caer en la complacencia después de recuperarse. Es cierto, obtener de nuevo la salud puede ser una experiencia muy alegre. Despertarse cada día sintiéndose bien y con una sensación de estar bien para lo cual trabajó duro por conseguirlo puede ser increíble. Pero una vez que cualquiera recupera su salud después de eliminar el envenenamiento de metales tóxicos, nunca debería parar de hacer algo para la eliminación de metales pesados. En otras palabras, no clave su bandera de victoria en el suelo y vuelva a una “vida normal” tan pronto como pueda. Claro, disfrute el fruto de su trabajo, pero sea concienzudo en evitar alimentos altos en metales tóxicos.

nhsoa-heavy-metal-poisoning

Además, siga la estrategia S.Q.D.D. “Siempre Me Quelaré y Desintoxicaré, Diariamente.” Una vez que aprenda cómo hacer terapias de desintoxicación simples y sencillas, usted querrá estar en mantenimiento después de la recuperación. Realmente, no es difícil, caro o consumidor de tiempo. Puede convertirse en un hábito diario, como lavarse los dientes. También, puede tener profundos beneficios para la salud futura.

Un artículo futuro mostrará lo que le podría parecer la desintoxicación de mantenimiento y las terapias de quelación. Tenga en mente que la bioquímica individual difiere grandemente, como se mencionó anteriormente. Si usted se intoxicó con metales pesados en el pasado, podría muy bien pasarle de nuevo. Si usted tiene un proceso de excreción lento, muy probablemente esa sea su naturaleza básica. Respétela. Protéjase a sí mismo de los peligros de nuestro tóxico mundo moderno.

Solo deseando progamar una cita con Ciencias Naturales de la Salud de Arizona, LLC. Se requiere que obtengan una membresía con la Asociación Desert Paths Natural Wellness. Para obtener una membresía, ingrese por favor en: DPNWA.org

Jack Miller CTN no provee consejo médico, diagnóstico o tratamiento por medio de este sitio web. El propósito de esta publicación digital es explorar investigaciones actuales y discusiones de terapias naturales holísticas y factores de estilo de vida saludables que comúnmente no se discuten en el campo de la medicina alopática moderna. El contenido de esta publicación digital, como el texto, gráficos, imágenes, y otro material, no ha sido evaluado por la FDA y es únicamente con propósitos informativos. El contenido no pretende sustituir el consejo, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Siempre busque el consejo de su médico u otro proveedor de salud calificado para cualquier pregunta que usted pudiera tener respecto a una condición médica. Nunca ignore el consejo médico profesional o se tarde en buscarlo debido a algo que usted leyó, escuchó o vio en esta publicación digital.